grupo de 3 hombres de la 3a edad periodoncia e implantes monterrey

¿La pérdida de dientes está relacionada con el envejecimiento?

Contrario a lo que se cree comúnmente, la pérdida de dientes no es el resultado del proceso de envejecimiento. Más bien es una consecuencia de sufrir enfermedades bucales evitables. Llevar una buena higiene dental y asistir regularmente al dentista pueden ayudar a que los dientes duren toda la vida.

Algunos problemas comunes con los que tienen que tener cuidado los adultos mayores son los siguientes:

Enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal es una afección dental muy común en los adultos que puede pasar desapercibida porque no causa dolor, lo que provoca que, cuando el dentista diagnostica la enfermedad, los daños producidos sean muy serios e irreversibles.

La gingivitis es la etapa inicial de la enfermedad, la cual se puede revertir con una buena higiene oral y tratamiento odontológico. Los síntomas de la gingivitis incluyen encías irritadas e inflamadas, así como sangrado al cepillarse los dientes. Si no se trata, la gingivitis puede avanzar y convertirse en periodontitis.

La periodontitis es una forma más agresiva de enfermedad periodontal, afecta a más de la mitad de las personas entre 65 y 74 años de edad. En esta etapa de la enfermedad periodontal, la infección causa daño a las encías y a los huesos que sostienen a los dientes. En los casos más graves, puede llevar a la pérdida dental.

La enfermedad periodontal no solo afecta a los dientes, las infecciones en la boca pueden viajar a través de la saliva y la sangre y afectar a otros órganos del cuerpo.

Hay distintos factores que producen o aceleran la enfermdad periodontal como: una limpieza dental deficiente, no asistir a revisiones periódicas con el dentista, el consumo de tabaco, la presencia de ciertos tipos de baterias en la boca y algunas enfermedades que potencian el daño producido por el sarro como la diabtetes.

Caries

Las caries dentales son uno de los problemas de salud más frecuentes en el mundo. Aparecen con especial frecuencia en los niños pero también en los adultos mayores.

A medida que envejecemos, las encías pueden retraerse debido al daño causado por el cepillado agresivo, desgaste normal de los dientes y por la enfermedad periodontal. La retracción de las encías hace que las raíces de los dientes queden expuestas, las cuales son más porosas y susceptibles de sufrir caries.

Las caries son zonas dañadas de forma permanente en la superficie de los dientes que se convierten en pequeñas bacterias u orificios.

Éstas se producen a causa de una combinación de factores como: bacterias en la boca, ingesta frecuente de tetempiés, bibidas azucaradas y una limpieza dental deficiente.

Si no se tratan, las caries pueden extenderse y afectar capas más profundas de los dientes. Pueden provocar dolor de muela intenso, infecciones y pérdida de dientes.

Las mejores medidas de protección contra las caries dentales son las consultas regulares al dentista y los buenos hábitos de cepillado y uso del hilo dental.

Boca seca

La sequedad en la boca o xerostomía se refiere a un trastorno en el que las glándulas salivales de la boca no producen suficiente saliva como para mantener húmeda la boca.

Suele producirse como efecto secundario de ciertos medicamentos o problemas del envejecimiento, o como resultado de la radioterapia contra el cáncer. Con menor frecuencia, la sequedad en la boca puede deberse a una enfermedad que afecta directamente a las glándulas salivales.

La saliva ayuda a prevenir las caries dentales ya que neutraliza los ácidos producidos por las bacterias, limita el crecimiento bacteriano y alimina las partículas de comida. La saliva también mejora la capacidad de sentir el gusto y facilita tanto la masticación como la deglución. Además, las enzimas contenidas en la saliva ayudan a la digestión.

La disminución de la saliva y la sequedad de la boca pueden variar desde ser solo una molestia a algo que afecte la salud bucodental así como el apetito y el disfrute de la comida.

Dependiendo las causas, es importante consultar a un dentista si los problemas de sequedad en la boca persisten.

Dificultad para cepillarse

Padecer limitaciones de movimiento, como la artritis reumatoide, puede dificultar el cepillado y el uso del hilo dental. Ciertos productos están hechos para hacer que el cuidado bucal sea más cómodo, como los cepillos de dientes eléctricos que facilitan en gran medida el cepillado.

Si estos problemas no son atendidos a tiempo, pueden llevar a alteraciones en el habla, a una mayor dificultad para masticar la comida y a problemas estéticos como el envejecimiento precoz del rostro. Por ello, mantener una buena higiene dental desde temprana edad es esencial para cuidar el estado general de salud y para garantizar una mejor calidad de vida en la vejez. También son esenciales las visitas frecuentes al dentista.

Nota aclaratoria: la información proporcionada en este blog es de carácter informativo y no debe tomarse como medio de diagnóstico o tratamiento. 

Comparte el artículo.


error: El contenido de este sitio está protegido.
Open chat
1
¿Como te puedo ayudar? Can I help you?
¿Deseas agendar una cita o preguntar sobre algún procedimiento? Estoy para ayudarte