Canva  Tooth decay 2

Lo que necesitas saber sobre empastes dentales

El empaste es un tratamiento que consiste en eliminar la caries de una pieza dental para detener su avance y no afectar el nervio del diente. Es uno de los tratamientos más comunes y demandados en la odontología.

¿Qué es la caries?

La caries es la enfermedad bucodental más común y afecta a la mayoría de la población mundial. Es más frecuente en los niños, pero los cambios que se producen con el envejecimiento la convierten también en un problema para los adultos.

La caries es el daño permanente del esmalte dental; se puede identificar fácilmente porque deja orificios en la superficie del diente. Ocurre cuando los ácidos de la placa bacteriana atacan al esmalte.

La placa bacteriana utiliza el azúcar y el almidón que comemos para fabricar ácidos, los cuales corroen los minerales del esmalte. Además de dañar los dientes, la placa bacteriana y el sarro (cuando la placa de solidifica) pueden dañar las encías y causar enfermedades periodontales.

Si las caries no se tratan, pueden extenderse y afectar las capas más profundas de los dientes, provocar dolor intenso y ocasionar la pérdida de piezas dentales. La principal causa de la aparición de caries es una limpieza oral deficiente. Existen otros factores que influyen en su aparición como una alimentación alta en azúcares y la sequedad bucal que producen ciertos medicamentos o tratamientos como la quimioterapia.

Existen 3 tipos de caries:

  1. Caries coronal: es más común en los niños y aparece generalmente en la parte superior de la corona del diente; se detecta fácilmente por la decoloración de la pieza dental.
  2. Caries radicular: con el envejecimiento es común que la encía se retraiga dejando expuesta la raíz del diente, y ésta, al no estar protegida con el esmalte, es más vulnerable a que la placa bacteriana la ataque.
  3. Caries recurrente: son aquellas que afectan a las áreas en las que previamente se ha realizado un empaste.

¿Cómo se hace un empaste dental?

El empaste dental es un tratamiento sencillo que tarda en hacerse 40 o 50 minutos y consta de 4 pasos:

  1. Anestesia: antes de comenzar el procedimiento, el dentista puede aplicar anestesia local cuando la caries se encuentra muy avanzada y ha afectado la dentina, que es la parte del diente más profunda y donde se encuentran las terminaciones nerviosas.
  2. Limpieza de la caries dental: se retira el tejido afectado de la pieza dental. Al eliminar del diente la parte que no está sana, se deja una cavidad que debe ser rellenada.
  3. Relleno de la cavidad: para rellenar el hueco remanente en la pieza dental, se utiliza generalmente resina. Una vez que el dentista ha terminado de rellenar la cavidad, aplica luz para que el material se endurezca.
  4. Pulido y ajuste de mordida: una vez que el material se haya endurecido, se pule el empaste y se realiza una prueba de mordida. De esta manera, se asegura que el resultado sea estético y funcion.

¿Los empastes dentales duelen?

Cuando la caries no ha afectado a la dentina, no se aplica anestesia local. Por ello es posible que el paciente sienta unas ligeras molestias durante el procedimiento. Por otro lado, también puede suceder que después del tratamiento, el paciente sienta sensibilidad al comer alimentos muy fríos o calientes e, incluso, al cepillarse los dientes. Esta sensación puede durar 3 o 4 días.

¿Qué tipos de empastes dentales existen?

En función del material de relleno utilizado para los empastes, existen dos tipos: de metal y de resina. Los empastes dentales de metal son de amalgama de plata. Su principal ventaja es que son muy duraderos, pueden llegar a durar 30 años. Sin embargo, como la amalgama de plata resalta mucho sobre el blanco del diente, los empastes realizados con este material son poco estéticos. Por lo tanto, se puede decir que ha caído en desuso.

El oro también fue muy utilizado durante años para realizar empastes. A pesar de ser muy duradero y resistente, tampoco se usa en la actualidad porque resulta muy costoso y, al igual que la amalgama de plata, tampoco es discreto.

Hoy en día, los empastes dentales de resina son los que se realizan de manera más habitual. Esto se debe a que dicho material cuenta con la ventaja de ser mucho más estético que cualquier empaste realizado con metales.

La resina imita el color blanco original del diente; no obstante, su principal desventaja es que tiene una duración menor, de 5 a 7 años.

Por ello, lo más recomendable es que el paciente mantenga una adecuada higiene oral y acuda al menos una vez al año al dentista. De esta manera, el odontólogo podrá revisar el empaste antiguo y sustituirlo cuando se empiece deteriorar.

Nota aclaratoria: la información proporcionada en este blog es de carácter informativo y no debe tomarse como medio de diagnóstico o tratamiento. 

Etiquetas:


Open chat
1
¿Como te puedo ayudar? Can I help you?
¿Deseas agendar una cita o preguntar sobre algún procedimiento? Estoy para ayudarte